En video | ‘Pájaros de Verano’, entre los preseleccionados a los Premios Óscar y Goya

La película dirigida por Ciro Guerra y Cristina Gallego ha sido vista por más de 115 mil espectadores en Colombia y está realizando un recorrido brillante por los festivales de cine del mundo.

Después de visualizar las 11 películas inscritas para representar a Colombia en la edición 33 de los Premios Goya y en la edición 91 de los Premios Óscar, los miembros de la Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas preseleccionaron por votación las películas que continúan con el proceso.

De una última votación saldrán las cintas que participarán en ambos certámenes y serán anunciadas el próximo 29 de agosto.

Esta selección es de cuatro películas para los Oscar y otras cuatro para los galardones españoles Goya que se entregarán en el 2019.

Entre Goya y Óscar

Tres películas han sido prenominadas para ambos galardones, como es el caso de ‘Matar a Jesús’, la ópera prima de Laura Mora que ha logrado importantes reconocimientos en festivales del mundo, empezando por el Festival Internacionalde cine de Cartagena de Indias.

Es una ficción basada en hechos reales, con una protagonista que presencia el asesinato de su padre y luego, se encuentra cara a casa con el sicario que produjo ese hecho.

En este grupo también está ‘Pájaros de verano’, obra de Cristina Gallego y Ciro Guerra que actualmente se encuentra en la cartelera de cine colombiana con más de 115 mil espectadores y que está realizando un recorrido brillante por los festivales de cine del mundo.

Es la historia de la bonanza marimbera de los años setenta en La Guajira, la cual llegó y afectó las tradiciones y el modo de vivir de la comunidad Wayúu.

Además, está la película animada de Santiago Caicedo, ‘Virus tropical, con la historia de Paola, quien nació en una familia tradicional colombiana, o al menos eso es lo que tratan de aparentar. El papá es sacerdote, la mamá es vidente y las hermanas no precisamente son lo que sus padres esperaban. Esta es la historia de una joven que lucha por su independencia en un contexto duro, lleno de estereotipos y apariencias y que narra la vida de una mujer latinoamericana que no responde a ningún canon y que aprende a vivir mientras va viviendo.

Otras prenominadas

El grupo de películas prenominadas a los Premios Goya lo completa el documental ‘Señorita María’ de Rubén Mendoza, también ampliamente galardonada en distintos festivales.

Boavita es un pueblo campesino, conservador y católico, incrustado en los Andes y detenido en el tiempo: entre las faldas de sus montañas vive la Señorita María Luisa. Tiene 45 años y nació siendo niño. Lo que parecía ser otra vida más sumida en los conflictos de género e identidad, esconde una tenebrosa historia familiar, adobada con odio desde sus más profundas raíces, y cuyo chivo expiatorio es la Señorita, desde antes de pisar este mundo.

Para los Óscar se encuentra ‘Pura calentura’ de Jorge Navas, con una historia que combina los sonidos del Pacífico colombiano con el Hip-hop, evidenciando la fuerza y el talento de los jóvenes de Buenaventura, una región que durante décadas ha sigo estigmatizada por la violencia pero que también es reconocida por la alegría y esperanza de sus habitantes que llenan con su entusiasmo cualquier escenario.

pajaros_de_verano-2_copy_0

POR: COLPRENSA

‘Pájaros de verano’ ya está en salas de cine

La historia de esta producción audiovisual se da en la época de la llamada ‘bonanza marimbera’, el lucrativo negocio de la venta y tráfico de marihuana hacia Estados Unidos, que fue un presagio de lo que marcaría a un país por décadas.

En la salas de cine Royal Film de Valledupar, así como en otras ciudades de Colombia, se encuentra la película ‘Pájaros de verano’, un filme del cesarense Ciro Guerra y Cristina Gallego, creadores de la nominada al Óscar ‘El abrazo de la serpiente’.

La historia de esta producción audiovisual se da en la época de la llamada ‘bonanza marimbera’, el lucrativo negocio de la venta y tráfico de marihuana hacia Estados Unidos, que fue un presagio de lo que marcaría a un país por décadas. En La Guajira, una familia wayúu, encabezada por Rapayet Abuchaibe y su suegra Úrsula Pushaina, vivirá en carne propia las consecuencias del choque entre la ambición y el honor. Su cultura, sus tradiciones y sus vidas serán amenazadas por una guerra entre hermanos cuyas consecuencias las sentirá el mundo entero.

Guerra explicó que le apostó a La Guajira porque había tenido una aproximación con la comunidad wayúu para hacer la película anterior ‘Los viajes del viento’. “…Y sentimos que era una comunidad que tenía una forma de entender el mundo, de entender la vida muy única, muy particular; su espiritualidad, su relación con los muertos, su relación con los sueños, su forma de organizar la sociedad a través de la palabra. Sentimos que era una gran enseñanza que se le podía dar a todo el mundo”, argumentó.

El Pilón

‘Pájaros de Verano’ removió recuerdos en Riohacha

A la premier del filme sobre la bonanza marimbera asistieron actores, líderes, familiares y los directores Ciro Guerra y Cristina Gallego.

Como un reflejo bastante fiel de lo que ocurrió en La Guajira en los años 70 con la llamada “bonanza marimbera”, en la que los wayuu cedieron sus territorios para el comercio ilegal de la marihuana, fue calificada la película Pájaros de Verano, cuya premier fue ayer en Riohacha.
A la función en el Centro comercial Viva Wajiira asistieron actores, familiares, amigos, periodistas, líderes wayuu y los directores Ciro Guerra y Cristina Gallego, quienes se reencontraron con gran parte del elenco, en su mayoría actores naturales de la etnia.

Skip AdAd

Al terminar la presentación del filme, muchos coincidieron en afirmar que se trató de un acto de recordación de ese largo episodio que dejó mucha riqueza, pero también mucho dolor y muerte, no solo entre los wayuu, sino en muchas familias alijunas (no wayuu).

“Yo vine con mi mamá y como yo estaba niña en esa época, le preguntaba si eso había sido así, me respondió, que al ver las imágenes, se le habían removido muchos recuerdos de tantas cosas que pasaron y de los muertos que dejó la bonanza”, manifestó Mileydis Polanco, de la Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu, quien fue junto a su madre Elba Gómez Ipuana y su esposo Miguel Ramírez Boscán, así como con varios miembros de la escuela.

Agrega que le pareció un buen trabajo de producción, en el que se apegaron a los detalles, como el vestuario y los accesorios de la época.

“Fue una buena decisión contar la historia a través de jayeechi (cantos wayuu) y el respeto que se vio por nuestras tradiciones y costumbres”, anotó Mileydis.

En la película también se pudieron apreciar los lindos paisajes wayuu, el desierto de la Alta Guajira, las rancherías y las tradiciones ancestrales de la etnia, como el encierro, la yonna, los juegos tradicionales. De la misma manera nos muestra la fuerza de la mujer wayuu, protagonista en las muertes violentas de los wayuu y en el segundo entierro de los muertos.

Igualmente fue un gran homenaje a la figura del Pütchipü’ü o palabrero, cuyo sistema normativo es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, el cual fue encarnado por José Vicente Cotes, autoridad tradicional de la comunidad El Pasito, en Riohacha.

“Eso no nos dejó nada, ruina. En ese entonces fue la ‘gallinita de los huevos de oro’ pero trajo mucha violencia. Yo siempre le digo a quien me pregunta que aquí en La Guajira hay que divulgar las cosas buenas pero también las malas. La bonanza fue una experiencia de la que aprendimos y hoy en la película de Cristina y Ciro se refleja mucho de lo que pasó, cosas que sucedieron en la vida real”, manifestó antes de entrar a ver la función.

El cineasta venezolano wayuu David Palmar, aseguró que la participación wayuu es muy importante en el filme y consideró que se trata de un reto para seguir luchando por la representación propia.

“Aplaudo el acercamiento de los no wayuu hacia nuestras historias y el apego que hicieron a lo que nos cuentan nuestros abuelos y espero que nosotros también podamos contar nuestras historias”, anotó.

Los directores

En la premier de Pájaros de verano en Riohacha, estuvieron los directores Ciro Guerra y Cristina Gallego, quienes consideraron presentarla primero en esta ciudad “como un compromiso moral y en agradecimiento al pueblo guajiro y wayuu durante la realización de la misma”.

Indicaron que en estos momentos están enfocado en lo que será el lanzamiento de mañana en Bogotá. “Lo importante es que la gente en Colombia la vea y especialmente en las ciudades de la costa Caribe, que fueron los más cercanos a esa época que se vivió”, afirmó Cristina.

Ciro, por su parte, explicó que la producción participará en el proceso para la escogencia de la película que irá por Colombia al los Oscar, pero indicó que será la Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas, la que elija.

La primera proyección de Pájaros de Verano fue el 22 de junio en el municipio de Uribia, en la Alta Guajira, donde por primera vez los wayuu pudieron ver una película en su idioma wayuunaiki.

sandra_guerrero-119POR: SANDRA GUERRERO|EL HERALDO
@sguerrerob

¿Por qué Ciro Guerra podría darle el primer Oscar a Colombia?

Una sangrienta pelea de clanes por el negocio de la marihuana en los 70, muestra que el alma colombiana hace tiempos está torcida. Iván Gallo fue a la premier

Por: Iván Gallo | Las 2 Orillas

Un imbécil mientras esperaba que se proyectara en la inmensa pantalla del Dinamix de Titán Plaza Pájaros de Verano, veía en su celular la etapa número 11 del Tour de Francia y comía con fruición palomitas de maíz y el perro caliente que regalaban en la cafetería. Los periodistas culturales más importantes del país se acomodaban en sus puestos impacientes ante el estreno para la prensa de la película más esperada del año. La actriz Carmiña Martínez, protagonista del filme, con su traje wayúu, saludaba a sus admiradores. Pasó por el lado del idiota que, desconsolado y furioso, le gritaba insultos a Nairo Quintana, quien conseguía un heroíco noveno lugar en una durísima etapa de montaña.

En uno de sus manotazos regó buena parte de las palomitas en el piso. Ninguna de las palomitas tocó el vestido sagrado de Carmiña. Detrás de ella venía el legendario crítico Mauricio Laurens, quien comentó: “pisar palomitas es como caminar entre la nieve”. Al frente ya aparecía Cristina Gallego, co-directora de filme, a decir los comentarios y dar los agradecimientos que suelen tener ese tipo de eventos. Se apagaron las luces y el idiota despotricador de Nairo y otros héroes apagó su celular y apenas vio el desierto, las gallinas picoteando las piedras, a Natalia Reyes, vestida de rojo incandescente bailando una ceremonia wayúu. Se quedó quieto, dejó la caja de palomitas en el suelo y logró lo imposible, apagar su celular. Entonces, como las 100 personas que estábamos en esa sala de Cine Colombia, quedó hipnotizados.

foto-fij-pajaro
Foto: imágenes de la película. Cortesía. Mateo Contreras

La Guajira, 1969: tres gringos pertenecientes a los cuerpos de paz caminan por el desierto. Vienen a promover el anticomunismo, bandera del primer gobierno Nixon, pero en sus ratos libres buscan un poco de diversión. Nada mejor que un poco de marihuana para ver los atardeceres al lado del mar en Punta Gallinas. Moisés, un negro arijuna (así llaman los wayúu a los forasteros) amigo de toda la vida de Raphayet, wayúu perteneciente a la etnia Abuchaibe, escucha las súplicas de los gringos. Le compran 25 kilos de la hierba a Aníbal, un primo suyo. En ese primer negocio conocen a Bill y resulta que el buenazo de Bill es mucho más que un hippie consumidor de hongos y rock and roll. Exporta cosas, cosas bellas, paraísos artificiales. Ese par de amigos desatan lo que Colombia conocería como la bonanza marimbera. Años antes de que el Cartel de Medellín inundara de cocaína Manhattan, La Guajira y buena parte de la costa pusieron a fumar yerba caribeña a Haight- Ashbury y otros barrios bohemios gringos. Si algo ha enseñado la historia, desde la Biblia hasta el Señor de los anillos, es que el poder corrompe a los hombres. Y los Abuchaibe no serán la excepción.

ataque-pel
Detrás de cámaras. Foto: Cortesía. Mateo Contreras

Hay muchas razones para pensar que la obra de Cristina Gallego y Ciro Guerra es la mejor película de la historia del cine colombiano. No sólo es poética, los animales desollados, las langostas comiéndose los moños de la marihuana en los cultivos, el desierto como un personaje protagónico, las garzas con sus ojos grandes, amarillentos, monstruosos, mirando un cadáver descomponerse, las mujeres con la cara tapada llorando a sus muertos, una banda de waypuus armados reflejados en los lentes de Raphayet, sino que Pájaros de verano es una película narrada por un maestro, en realidad por dos maestros, Jacques Toulemonde y María Camila Arias. La solidez e intensidad del relato la convierten en una de esas películas que se ven en el filo del asiento, con las uñas en la boca. Nunca antes 120 minutos pasaron tan rápido. Esa fue una de las razones de que haya tenido el honor de abrir la Quincena de Realizadores en Cannes, algo que nunca antes una película colombiana había conseguido y de que Martin Scorsese la aplaudiera esa noche a rabiar. Es que es una especie deGoodfellas en wayuunaiki.

detras-claq
Detrás de cámaras. Foto: Cortesía. Mateo Contreras

Como sucede con las obras maestras, con los clásicos, Pájaros de verano saca lo peor de ti. Uno llega a entender por qué matar a otra persona a tiempo, en los códigos wayúu, podría evitar el exterminio de un clan. Por eso una hechicera, a quien no le tiembla el pulso cortar cabezas, es nuestra heroína.

ciro-cristina-pajaros

Filmada en La Guajira y la Sierra Nevada en nueve semanas, un tiempo relativamente corto para una película con aliento herzoguiano, con más de 2.000 extras y la actuación mística y profunda de Carmiña Martínez, actriz de teatro que logra lo imposible: dominar sus gestos, la sobreactuación que hacen de la dramaturgia y el cine dos enemigos, Pájaros de verano es desde ya y según la prensa internacional, firme candidata a llevar el Óscar a mejor película extranjera. Por eso la opinión de la crítica especializada hoy en el Titán Plaza fue unánime: obra maestra absoluta, clásico instantáneo. Hasta el imbécil comedor de crispetas terminó aplaudiendo y hasta con lágrimas en los ojos, orgulloso de ser colombiano.

Netflix anuncia su primera serie colombiana para 2019

Los Angeles, 23 nov (PL) La plataforma de video en streaming Netflix estrenará en 2019 su primera serie original colombiana, producida por el cineasta Ciro Guerra junto a la productora Dynamo, destacan hoy varios medios.

Según la compañía, la serie de ocho episodios de una hora de duración, será escrita por el mexicano Carlos Contreras (guionista de El Chapo), y contará la historia de una pareja de detectives que investigan extraños asesinatos ocurridos en el Amazonas, en la frontera con Brasil.

Durante la travesía se encuentran con una misteriosa tribu indígena que esconde un desconcertante secreto y harán hasta lo imposible por protegerlo.

La serie, aún sin título, está basada en una idea original de Diego Ramírez y Jenny Ceballos.

El vicepresidente de Originales Internacionales de Netflix, Erik Barmack, señaló que están complacidos con este proyecto en colaboración grandes cineastas y productores colombianos.

‘Desde 2011 nos hemos comprometido a brindar un excelente servicio en Colombia, y esta serie, con talento local, será una grandiosa adición a nuestra oferta de contenidos originales de toda Latinoamérica’, dijo Barmack a la revista Variety.

El drama destacará la diversidad geográfica del país y sus magníficos paisajes, así como el complejo clima social y ambiental de la región.

Colombia se suma así a la lista de países en América Latina en contar con una serie original de Netflix, que incluye, entre otras, Ingobernable, Club de Cuervo’s, La Casa de las Flores, y Edha.

pgh/ypp

El abrazo de la serpiente centra atención de muestra en Venezuela

El_abrazo_de_la_serpiente-385873306-large
Caracas, 4 sep (PL) La multipremiada película colombiana El abrazo de la serpiente acapara hoy la atención de la novena Muestra de Cine Latinoamericano en Venezuela, que incluye una selección de 22 producciones del área.

Seguir leyendo «El abrazo de la serpiente centra atención de muestra en Venezuela»